top of page
Buscar
  • Foto del escritorAndrés Lagar García

Mi primera regresión

Al realizar mi Máster en Hipnosis Clínica ignoré el apartado de regresiones, por considerarlas como algo esotérico y poco científico; por ello entiendo perfectamente todas las dudas racionales que te asaltan mientras lees esto, pues yo pasé por lo mismo. Pero cuando el destino se pone pesado es imposible eludirlo. Un amigo me recomendó un libro de Brian Weiss, médico y psiquiatra, jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Monte Sinaí de Nueva York. Por casualidad, y con mucho escepticismo por su pasado de academicista y de investigador de prestigio internacional, descubrió el poder de las Regresiones a Vidas Pasadas, y ante la evidencia de la eficacia de esta técnica le ha dedicado el resto de su vida profesional.



Decidí formarme en esta técnica, y fue entonces cuando en diciembre de 2011 mi amiga Berta me comentó que estaba muy mal de ánimo porque no conseguía quedarse embarazada. Ya habían fallado tres inseminaciones y una fecundación in vitro, los médicos no encontraban causa fisiológica y lo achacaban al estrés con que Berta vivía toda esta situación. Le comenté que estaba estudiando una técnica que le ayudaría a relajarse y ese mismo día realicé mi primera y única regresión con Berta. Por aquellos entonces no grababa las sesiones en audio, pero sí tomaba notas de lo que decía el paciente.


Le pedí que cerrara los ojos, y tras una relajación guiada le sugerí que su mente no consciente fuera al origen de su problema. En unos instantes Berta con voz acelerada gritó:

Berta: “Me persiguen unos animales muy raros, no son como los de las películas”.

Andrés: Sigue

Berta: “Me escondo en una cueva. El peligro ya pasó”.

Andrés: Avanza un poco más.

Berta: “Esto es muy raro. Vestimos todos con pieles. Hay una mujer, que sé que soy yo, pero como con otra cara y otro cuerpo”.

Berta me describió una escena en la que estaba rodeada de sus hijos. Le pedí que retrocediera al momento en que daba a luz a su primer hijo. Revivió la escena muy emocionada. Posteriormente la acompañé al final de esa vida, y acabamos la regresión. Al abrir los ojos, Berta me miró sorprendida y me comentó que había sido una experiencia muy rara, porque le venían escenas muy vividas como si fueran de la prehistoria.


A los tres días me llamó para decirme que estaba mucho más tranquila y que por fin estaba durmiendo bien. Un mes después vino a verme para darme la noticia de que estaba embarazada. Ese día se acabaron todas mis dudas sobre la eficacia terapéutica de las regresiones, y supe que me quería dedicar a ello.


Esta es la valoración de la terapia por parte de Berta:

Gracias Andrés por esa experiencia. Tengo todavía muy vívidos los recuerdos de esas escenas tan reales que surgieron hace ya 10 años. Esos nervios de acercarme a algo tan desconocido para mí y sin saber realmente si cambiaría algo en mi forma de afrontar el camino a la maternidad, que estaba siendo tan angustiante en esos momentos.


Salí después de aquello tranquila, con el convencimiento de que fui madre y por qué no, lo volvería a ser. Al poco tiempo, me quedé embarazada. Después de dar a luz y sentirme tranquila y con ganas de afrontar de nuevo el camino a otra maternidad con el convencimiento de lograrlo, conseguí varios embarazos nada más buscarlos. Por cosas de la vida, no salieron bien, pero mi mente sanó, ya que ese muro se derribó al comprobar que podía quedar embarazada.


Un abrazo enorme, Berta.

419 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page